26.6.07

CLAUDIA EN LA BIBLIOTECA

Rebuscas en los libros
con un extraño afán de jardinera.
Delicada y ansiosa, de perfil me pareces
distinta en ese modo de curvar las rodillas
y de tensar los muslos
debajo del vaquero;
muerte lenta
contemplar, sin tocarlo,
el pequeño tatuaje en tu cintura.
Será mejor sufrir que detallar los pechos:
¿quién se atreve a cruzar
los toboganes
que unen la palabra con su objeto?
Así que huyo
y finjo distracción;
si volvieras la vista a quien te escribe
desaparecerías, y es demasiado pronto.
Sigue leyendo, Claudia.
Haces bien en amarte.

Andrés Neuman

2 Comments:

Blogger juanluis said...

La vuelta al trabajo tiene eso, que nos saca de nosotros y nos fijamos en los demás. Y las demás, que tiene más gracia

1:30 p. m.  
Blogger Alex said...

Está excelente. La manera en que la describes está hecha de gran manera sobre todo por ese afan de contemplación. Me parece una mirada rápida y tímida antes de ser descubierto.

4:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home